Combatir el cáncer de la corrupción.

«La corrupción es la peor plaga social porque genera gravísimos problemas y crímenes que implican a todos», subraya Francisco en el prefacio del libro escrito por el cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio del Desarrollo Humano Integral, junto al filósofo y miembro de esa institución vaticana Vittorio Alberti. De este fenómeno «fluido», como el aceite que lubrica la maquinaria del crimen y la injusticia, clérigos y estudiosos debatieron este jueves 15 de junio en la Casina Pío IV durante una cumbre «Internacional contra la Corrupción». Una iniciativa que demuestra cómo el tema de la lucha contra la corrupción es una preocupación permanente del pontificado de Bergoglio. Ese mismo día salió a la venta en Italia el libro «Corrosione», una entrevista del mismo Alberti con el cardenal Peter Turkson, en donde el Papa Francisco afirma que cristianos y no cristianos tienen que ser «como copos de nieve que forman una avalancha, un movimiento fuerte y constructivo. Este es el nuevo humanismo. Este renacimiento, esta re-creación contra la corrupción que podemos realizar con audacia p ro f é t i c a » . «Trabajar todos juntos, cristianos, no cristianos, personas de cualquier fe y no creyentes, para combatir esta forma de blasfemia, este cáncer que destruye nuestras vidas», añade. Advierte de la necesidad «urgente» de que se tome conciencia del problema y para ello «se necesita educación, cultura misericordiosa, cooperación por parte de todos, según las propias posibilidades, talento y creatividad». Francisco dice que la corrupción es «el lenguaje de las mafias y de las organizaciones criminales en el mundo y que el corrupto olvida pedir perdón porque está sacio y lleno de sí». El Pontífice también aborda el problema en el seno de la Iglesia y cita al cardenal y teó- logo francés Henri de Lubac que aseguraba que «el peligro más grande es la mundanidad espiritual, que es la corrupción, y que es más desastrosa que la infame lepra».